Las leyendas sobre perder peso y otros mitos alimentarios


“El pan no hay que tomarlo porque el pan engorda mucho”

Esto es una afirmación que precisa de análisis. No podemos eliminar el pan de nuestra dieta, sobre todo si tenemos en cuenta que el pan es uno de los productos más consumidos en nuestro país.

¿Entonces que nos dice esta afirmación?

En mi opinión, está incompleta…

Podemos decir que el pan producido a partir de harinas refinadas no es saludable, pero por el contrario el pan integral si es una opción saludable y ayuda a la digestión y el transito intestinal.

¡Ojo con los falsos integrales! Revisar que la harina sea integral y no harina refinada con fibra añadida simulando que es integral. Aunque esto ya se está regulando, hay que estar pendientes hasta que no haya lugar a dudas.

“Yo me tomo un poco de agua con limón en ayunas para eliminar grasas»

Si somos sinceros, solo estas tomando agua con limón, que no es malo, pero no elimina grasas.

“La fruta por la noche no que engorda»

Otro gran mito súper extendido y erróneo. La fruta es uno de los alimentos más saludables que podemos tomar en cualquiera de las comidas del día por lo que no será este el causante de que engordemos.

¿Cuánta gente conocéis que tenga sobrepeso u obesidad por la fruta? Las frutas sacian, tienen fibras que favorecen la digestión y el tránsito intestinal y gran parte de su contenido es agua, además están cargadas de vitaminas y nos aportan energía.

Debemos tener en cuenta que las alternativas a esta fruta para cenar suelen ir desde la hamburguesa de 400 Kcal., los productos congelados de bolsa (croquetas, san jacobos, patatas), pizzas precocinadas, carne como pinchitos de pollo, bocadillo de embutido, patatas fritas de paquete.

 

“Las legumbres no son buenas si quieres perder peso”

Las legumbres son uno de mis grupos de alimentos favoritos. Para mí son como súper alimentos. Tienen aminoácidos esenciales para la formación de proteínas de calidad, carbohidratos que nos darán energía

“La leche mejor desnatada o semidesnatada”

Esto es una afirmación totalmente falsa, la diferencia entre 100ml de leche entera y 100ml de desnatada o semidesnatada son unas 30 Kcal. Podemos decir que toda la leche industrial se desnata para ajustar la cantidad de nata o crema que lleva la leche (esta varía en invierno y verano dependiendo de las vacas), de manera que la añaden después para tener la cantidad deseada. La leche entera tiene más grasa o crema pero esa grasa o crema favorece que nuestro cuerpo absorba el calcio, además en el proceso de desnatado se pierden vitaminas A y D, que luego se añaden de manera artificial.

Debemos entender que la leche es un alimento muy completo, porque es fuente de calcio, fósforo, magnesio y proteína, los cuales son esenciales para el desarrollo y crecimiento de bebés y niños.

Como conclusión, las diferencias entre la leche desnatada, semidesnatada o entera desde el punto de vista saludable, no poseen apenas diferencias.

“Si tomas carne, mejor que sea pollo o pavo, que el cerdo engorda”

Es cierto que el pollo o el pavo poseen muy poca grasa con respecto de algunas partes del cerdo o la ternera. Pero también es cierto que hay partes del cerdo y la ternera que poseen poca grasa, por lo que no se puede decir que todo el cerdo engorda o toda la ternera engorda.

Por otra parte un consumo apropiado de carne a lo largo de la semana, no importará que sea más o menos grasa, importará que todo el menú semanal sea saludable y equilibrado.

“No mezcles carne y pescado el mismo día”

Esta afirmación no tiene ningún fundamento científico, no pasa nada por hacerlo, no es malo ni bueno.

Simplemente está incompleto, necesitamos aportar muchas más cosas a lo largo del día.

“Yo la carne me la hago a la plancha, que el aceite engorda mucho”

El aceite de oliva virgen extra posee colesterol, de acuerdo, pero lo que hace el aceite de oliva es subir el colesterol bueno y ayudar a eliminar el malo.

La idea es tomar aceite de oliva virgen extra sin abusar, unos 10g por persona en ensaladas, pan, freir filetes…(los demás aceites no son tan beneficiosos).

«Yo tomo una capsula anti grasa y así puedo comer lo que quiera y no engordo»

Esas capsulas o cualquier bloqueador de grasas que conozcáis o escuchéis no va a quitar la grasa que ya tienes, ni va a impedir que tu cuerpo consiga grasas ese día, el cuerpo tiene la capacidad de hacer su propia grasa con los hidratos y las proteínas que ingerimos aunque bloqueemos la entrada de grasa.

Lo más probable es que si consumimos estos productos, padezcamos esteatorrea que se caracteriza por la mala absorción de las grasas y su posterior expulsión en las heces (es bastante desagradable).

No os dejéis engañar por ninguno de estos productos milagro. No funcionan. La obesidad se trata con una alimentación saludable, equilibrada y actividad física de cierta intensidad.

Las grasas son necesarias para infinidad de funciones en nuestro organismo, pero la más vistosa dicha a groso modo es que todas las células del cuerpo tienen una capa de grasa que las protege, por lo que no debemos tratar a las grasas como nuestras enemigas, solo hay que controlar su ingesta.

 

Comments are closed.